RedINSIDE 16-1

Claves para que tu empleo sea  fuente de satisfacción y entusiasmo

 ¿Cómo lograr que tus horas productivas, sean un espacio para crear entusiasmo, bienestar y desarrollo personal?

Esta inquietante pregunta, era una de las razones por la que escribí “Trabajar Motivado” (2010 Ed. Unst) Mi diálogo interno era el siguiente: no pudiendo elegir no-trabajar, tampoco quería resignarme a la insatisfacción laboral; por el contrario, pretendo que mi labor diaria, sea un “labor-atorio donde poder crear salud, prosperidad, bienestar.

En mi libro, postulé que en la actualidad confluyen diversos factores que atentan contra la motivación positiva en el trabajo. Desde variables macroeconómicas hasta creencias limitantes como que el trabajo es algo que “tengo” que hacer  para tener la paga que me permita hacer las cosas que “quiero”, en las horas que me quedan libres.

En aquella oportunidad, año 2010, entrevisté a cientos de trabajadores y encontré que el grupo de los que vivían más emociones positivas en su trabajo, se impulsaban en 3 “palancas” poderosas para la generación de satisfacción laboral. A continuación las menciono:

Personas que hacían del trabajo, un espacio para el uso de sus fortalezas.

Trabajadores que pueden “ensamblar” fortalezas personales, con los desafíos del trabajo. Cuando las personas tenemos esta posibilidad, los trabajadores viven lo que Mihaly Csikszentmihalyi llama “experiencia óptima”. Esta vivencia según el autor de “Flow”, aquieta la conciencia, te libra de la apatía o la ansiedad, y el ser humano vive un estado de absorción, entrega y esfuerzo gratificante. El estado del flujo es a juicio del autor, una verdadera experiencia autotélica, dado que la recompensa deriva del mismo acto de realizar la actividad. La distorsión del sentido del tiempo,  una jornada que carga y no descarga energías, y la sensación de que estoy siendo auténticamente yo, son señales claras que estoy viviendo experiencias plenas.

Personas que tenían algo más que un simple trabajo.

El testimonio de algunos trabajadores, ponen en evidencia que viviendo el trabajo como algo más grande que un intercambio “toma mis horas, dame mi salario”, es también una gran fuente de placer. El trabajo deja de ser un mero intercambio material y se conecta con un sentido y propósito más grande que uno mismo. Empleados que viven sus empleos desde una actitud de servicio a una causa personal, familiar, profesional, etc. más grande que ellos mismos, hacen del trabajo una gran causa que lo justifica. Se abre todo un mecanismo interno de recompensa que produce un bienestar genuino y poderoso.

El trabajo como lugar ideal, para alcanzar metas.

Lograr resultados, es una aspiración legítima e ineludible de nuestra raza. Es el trabajo una de las dimensiones de la vida donde está más naturalizado el jugar en función de metas personales y organizacionales. Dominar un objetivo, crecer a posiciones más importantes, involucrarse en un nuevo proyecto, son instancias para poner a prueba nuestra vocación de logro y el placer que produce alcanzarlos.

Las relaciones humanas ¿Un problema o una oportunidad para la motivación?

Cuando leí en “Comunicación interna en la práctica”  de mi amigo Manuel Tessi, que la comunicación interna “crece como un problema exponencial”, entendí que además de poner de manifiesto una dificultad en el plano organizacional, ponía también en evidencia una clara interferencia, para la anhelado bien-estar en los lugares de trabajo. Al mismo tiempo, al adentrarme en el Sistema de Comunicación 1A en tanto trilogía metodológica, comenzaba a des-cubrir al cuarto elemento a considerar en mis nuevos ensayos sobre la motivación en el trabajo.

Transitamos la vida en grupos y una cuota importante de nuestro entusiasmo para transitar los grupos, está condicionado por la calidad de los intercambios vivenciados en ellos. Vínculos positivos, conductas cooperativas, trabajo en equipo son entre otros, claras usinas de emociones positivas. Cuando podemos construir una cultura del “nosotros”, se abren no sólo la posibilidad de alto rendimiento sino también la vivencia gratificante del humano en tanto ser social. En palabras del siempre recordado Stephen Covey, la interdependencia representa un continuum de la madurez un estadio de mayor evolución que la independencia.

Es imposible analizar y proponer instancias generadoras de emociones positivas en los trabajos, sin construir relaciones saludables, conversaciones que gestionen diferencias, diálogos que creen integración. Como lo sugiere el título, nuestras relaciones en los trabajo abrirán grandes oportunidades o severas amenazas para la satisfacción laboral.

José María Blunda
Consultor 1A
Director de Mas Personas RRHH
www.maspersonasrrhh.com.ar

Notas en este número

Comentarios

Proyectos relacionados

Suscríbete para recibir contenidos.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search