1A VIEW

Please help me

Un hombre sentado en el piso, a la intemperie, pide limosna. A su lado un rudimentario mensaje, escrito en un cartón viejo, anuncia su ceguera. Así, recibe unas pocas monedas, de pocas personas. Al rato, el mismo hombre, en el mismo lugar, con el mismo cartón, recibe muchas monedas, de muchas personas.

¿Qué cambió?

La joven solo cambió la redacción del cartel. Escribió el mismo mensaje pero usó otras palabras y, con ellas, cambió la realidad del hombre. Cambió su día. Como también nos cambió el día a nosotros cuando @cotevasquez11 nos envió por Twitter este simple pero poderoso video.

Comentarios

Proyectos relacionados

Suscríbete para recibir contenidos.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search