METODOLOGÍA

Metodología de Comunicación 1A

Comunicación 1A es una trilogía metodológica de gestión que reúne los modelos 3E, 2S y 1A, que permiten integrar de manera sistémica las tres dimensiones de la comunicación interna: Institucional, Interpersonal e Intrapersonal.

grafico_metodologia

La aplicación ordenada de todo el Sistema aporta importantes ventajas por el hecho de gestionar la comunicación de la organización de manera enfocada, tal como lo proponen las siglas 1A, primero adentro y primero arriba. La prioridad de atención puesta en los directivos y demás con roles de conducción de la organización, genera altos índices de coherencia a la vez que evita erogaciones innecesarias en la asignación de recursos. De esta manera se hace más ordenada la gestión, mas efectivos los resultados, y es mayor la optimización del tiempo, el dinero y las personas que se asignan a las estrategias de comunicaciones internas. Finalmente, por misma la sinergia que genera, el Sistema permite potenciar las estrategias de comunicación externa que desarrolla la empresa, ya sean de relaciones públicas, prensa, marketing o publicidad.

Gestionar la palabra

A través del Sistema, la organización cuenta con un Tablero de Comando para el seguimiento de la gestión de los diferentes tipos de palabra que circulan dentro de ella, en las tres dimensiones correspondientes. Así, la organización puede intervenir estratégicamente en la palabra escrita, de la dimensión institucional (a través de medios como carteleras, intranets, correos electrónicos o revistas internas), en la palabra oral, propia de la dimensión interpersonal, (haciendo aportes en las cascadas de los mandos intermedios, las comunicaciones inter áreas y en el diálogo dentro de los equipos) y finalmente también en la palabra pensada, en la dimensión intrapersonal (aquella que genera cada integrante de la organización con sus pensamientos, sentimientos y conductas cotidianas). Esta última dimensión, por su nivel de complejidad, suele gestionarse prioritariamente en los niveles directivos.

Detalle de modelos para cada dimensión

x1a.jpg.pagespeed.ic.lcSVNrTv_m

MODELO 1A

Las siglas del Modelo 1A (que le dan nombre a todo el Sistema) proponen que, una vez adentro, las estrategias de comunicación gestionen los mensajes “primero arriba”, es decir, aquellos que emiten los líderes de la organización. Para profundizar de manera estratégica en la comunicación directiva, el Modelo 1A debe ingresar a dimensiones intrapersonales, donde toda persona codifica los mensajes que luego emitirá al entorno. Tanto el proceso de codificación (elaboración de mensajes, previo a la emisión) como de decodificación (interpretación de mensajes, posterior a la escucha) se realiza en los centros cerebrales del individuo. Allí los pensamientos, sentimientos, emociones y percepciones pueden alterar el verdadero significado de los mensajes. Es por eso que este modelo tiene como meta principal lograr el mayor nivel de objetividad y empatía posible del emisor. Esta metodología estudia los diálogos internos que una persona mantiene consigo misma y propicia estrategias intrapersonales mejorando de manera decisiva la comunicación de los líderes. El modelo 1A aporta al directivo un entrenamiento de comunicación que consta de tres etapas: “Escucharse, Entenderse y Enseñarse” (las tres “E” del modelo institucional, pero en este caso aplicadas intrapersonalmente). Así surge el directivo que dice lo que cuesta decir en el momento necesario, cuando nadie lo diría, o el líder que sabe callar y escuchar cuando otros hablarían impulsivamente sin empatía.

ANTECEDENTES DE LA METODOLOGÍA

SURGE DE LA PRÁCTICA

Su autor, Manuel Tessi, la diseñó a partir de la experiencia en casos reales desde 1994.

FLEXIBLE

Ha sido aplicada en organizaciones de diferentes tamaño, industria y ubicación geográfica.

RECONOCIDA

Ha sido incorporada dentro de programas de estudio y seminarios en el ámbito académico.

MODELO 2S

Las siglas del Modelo 2S hacen referencia a dos contraprestaciones claves del trabajo humano: el Salario y el Sentido. Según este modelo, ambas contraprestaciones son “mensajes” que emite la organización a sus integrantes, y que influyen de manera decisiva en las comunicaciones internas. En particular, el Salario es una contraprestación material, y el Sentido una inmaterial. En condiciones normales de trabajo, y a juzgar por las mediciones, el Sentido ha demostrado ser más importante para los empleados que el Salario. Incluso en contextos de crisis la transmisión de Sentido suele lograr mejores resultados que un paliativo económico, que en general sólo sirve como una solución de corto plazo. Es por eso que este modelo postula que los trabajadores con mayor sentido en su tarea son aquellos que generan mejores resultados materiales. Lo que a su vez les genera mejores condiciones salariales. Esta situación sinérgica rara vez se da al revés, cuando los equipos y trabajadores ponen la prioridad en el salario.

Desde un punto de vista práctico el Sentido surge al profundizar la pregunta “para qué trabajar”. La respuesta final surge como una variable intangible (no económica) y esencialmente semántica. El Sentido es elsignificado último que los empleados le dan a la tarea que realizan. Es por eso que la comunicación interna juega un rol fundamental en su creación. De manera cotidiana, dicho significado puede hallarse en las palabras que los trabajadores eligen para referirse a su trabajo, en particular con el uso de la palabra oral, que prepondera en la dimensión interpersonal. De tal manera el modelo estudia que las conversaciones laborales informales pueden construir (o destruir) el Sentido en el trabajo, y por eso propone gestionar estrategias de comunicación interna dentro de los equipos. La meta es que el coeficiente de Sentido crezca y supere en relevancia al Salario. Cuando este objetivo se logra, se genera un círculo virtuoso en el que, cada giro de 360 grados, termina en crecimiento salarial. Es decir que, con mayor Sentido, además de generarse un mejor clima laboral, cada equipo alcanza mayor productividad, la empresa mejores resultados y los empleados mayores recompensas salariales.

x2s.jpg.pagespeed.ic.32minfeFDh
x3e1-1.jpg.pagespeed.ic.kYlrHgYOd2

MODELO 3E

Las siglas del Modelo 3E proponen tres pasos para la comunicación institucional: Escucha – Empatía – Emisión. Su gestión continua permite generar un espiral ascendente en la calidad y efectividad de las comunicaciones escritas en la empresa. Escuchar es el pilar fundamental de una comunicación efectiva y el primer paso estratégico del modelo. La Empatía implica el esfuerzo estratégico de comprender emocionalmente a la realidad del destinatario. La Emisión, en tercer lugar, toma los indicadores que surgen de los pasos anteriores, generando un proceso de claridad estratégica, que permite alcanzar significativos resultados en los públicos internos.

Suscríbete para recibir contenidos.

Not readable? Change text.

Start typing and press Enter to search